Descubre la Nueva Revolución en Fertilidad Masculina Aquí

FERTILIDAD MASCULINA: ¿Qué es y cómo se mide?

El sistema reproductivo de hombres y mujeres es muy diferente. Así como las mujeres nacemos con todos los óvulos que vamos a ovular desde la pubertad hasta la menopausia, los hombre sí tienen la capacidad de producir espermatozoides de forma continuada.

Por hacer una comparación muy básica pero muy clara, los testículos masculinos son una fábrica de espermatozoides y los ovarios femeninos son un almacén de óvulos.

El órgano donde se crean y maduran los espermatozoides son los testículos. La producción espermática también está regulada por hormonas aunque no de una manera cíclica como ocurre con el ciclo menstrual. Lo que no está controlado por las hormonas es la liberación de dichos espermatozoides, es decir, la eyaculación.

Los espermatozoides tardan una media de entre 70 y 90 días en desarrollarse. Por tanto, los espermatozoides que eyacula un hombre hoy, iniciaron su crecimiento y maduración unos 3 meses antes.

¿Cómo medimos si un hombre es fértil?

La parte masculina de la procreación viene definida por la capacidad del espermatozoide para unirse al óvulo y permitir la fecundación.

Para que ellos ocurra, el espermatozoide debe ser capaz de atravesar el apàrato reproductor de la mujer y llegar hasta las trompas de Falopio, donde le espera el óvulo. Una vez allí, deberá atravesar la cubierta ovárica, conocida como zona pelúcida, y combinar su carga genética con la del óvulo para dar lugar al embrión.

Por tanto, la base de la fertilidad del hombre la determina el semen y la forma de estudiarlo se conoce como “seminograma” o “espermiograma”. Se trata del análisis de la muestra seminal tras la eyaculación.

El estudio del semen se realiza para analizar los espermatozoides y valorar su capacidad para llegar hasta el óvulo y fecundarlo.

Los principales parámetros espermáticos analizados en el espermiograma son:

  • Volumen seminal.
  • Ph seminal.
  • Viscosidad del semen.
  • Concentración de los espermatozoides.
  • Movilidad de los espermatozoides.
  • Morfología de los espermatozoides.
  • Presencia de leucocitos u otras células no espermáticas.
  • Aparición de aglutinaciones o uniones entre espermatozoides.

La muestra analizada en el seminograma debe ser obtenida por masturbación tras un periodo de abstinencia eyaculatoria de entre 3 y 6 días aproximadamente. Debe recogerse la muestra por completo en un bote estéril, que pasará a laboratorio para su análisis. Es fundamental que entre la eyaculación y la entrega del bote en laboratorio pase el menor tiempo posible. Se recomienda que éste nunca pase de los 45-60 minutos.

Además del seminograma, existen otras pruebas masculinas que pueden realizarse para estudiar con mayor profundidad la fertilidad del hombre. Algunos ejemplos son:

  • FISH de espermatozoides (analiza algunos cromosomas de los espermatozoides).
  • Test de fragmentación espermática.
  • Cultivo seminal.
  • Análisis de hormonas como la testosterona.

Estas pruebas son tan comunes como el seminograma y, de hecho, no siempre son requeridas para valorar si un hombre padece infertilidad.

Ya para acabar, recordar que el seminograma es algo bastante variante y, por tanto, cuando surge alguna alteración, generalmente se recomienda repetir el análisis antes de dar un diagnóstico determinado.



Descubre FertyBiotic Hombre
Facebook
Twitter
LinkedIn

También te puede interesar

Reserva Ovárica: qué es y cómo mejorarla

¿Te has preguntado alguna vez qué es la reserva ovárica? La reserva ovárica es la cantidad de óvulos que tiene …

Melatonina y Fertilidad: cómo te ayuda a concebir

La melatonina es una hormona que se produce naturalmente en el cuerpo humano y ayuda a regular los patrones de …

Primer Trimestre de Embarazo: ¿Por qué es el más importante?

¡Felicidades por el embarazo! confirmar el positivo en el test de embarazo o tras la beta espera es una de …